Archivo | Rostros RSS feed for this section

Rostros: Rosemarie Lazo Prescott

24 Jul


Rosemarie estudia Ingeniería Civil y quiere especializarse en Hidráulica. Decidió venir al campamento porque le gusta mucho ayudar al prójimo y, además, porque quería invertir parte de sus cortas vacaciones en algo provechoso.

Ella está satisfecha con el trabajo que se ha realizado en Querecotillo no solo porque se ha mejorado la infraestructura de los salones parroquiales, sino porque contribuyó al crecimiento espiritual de los pobladores gracias a las charlas de catequesis que impartió.

Tiene 20 años de edad. Se considera una chica alegre, amable y responsable. En sus ratos libres suele escuchar música, cantar, bailar e ir de fiesta con sus amigos. Ella ha quedado muy agradecida por el trato cálido y amable que le han brindado en Querecotillo.

Por Miguel Porras.

Fotografía: Priscila Guerra.

Rostros: Herbert Rosas Moreto

23 Jul

Tiene 21. Estudia Ingeniería Civil y quiere especializarse en Caminos y Transportes. Es algo callado y tímido, pero eso sí, muy trabajador. Se animó a venir al campamento porque quería tener una nueva experiencia, despejar un poco la mente, ayudar al prójimo y expandir sus horizontes. Él se llama Herbert.

Algo que le agradó es la amabilidad de los querecotillanos, especialmente la de la señora Augusta Medina y su familia, personas que le dieron hospedaje. Aprendió muchas cosas, dice él, y también superó uno de sus prejuicios acerca de la comida, pues muchas personas le dijeron que le iba a chocar la forma de alimentación del distrito sullanense.

En su tiempo libre suele leer libros de su interés y escuchar música. Es sagrado para él jugar futbol con sus mejores amigos todos los sábados.

Por Miguel Porras

Fotografía: Priscila Guerra

Rostros: Ana Meiling Kcomt Cabrejo

22 Jul

Meiling quiere dedicarse a proyectos de inversión y desea tener su propia constructora. Según cuenta, siempre suele cuestionarse sobre su vida y qué está haciendo por los demás. “Sé que puedo aportar con un granito de arena para que el mundo sea mejor. Cada vez que hago algo por los demás, me siento plena, feliz”.

Al principio, vio en el campamento una oportunidad para salir de su rutina de estudios. Hoy, asegura que ha sido una experiencia que le ha permitido retomar su camino. Con las catequesis que ha dictado, confiesa, ha recordado que su fin es Dios y no las riquezas ni los estudios.

Meiling ve a Querecotillo como un lugar muy religioso y pequeñito, donde todos están unidos, “como uno quiere que sea el mundo”. Un lugar en el que las personas se preocupan bastante por desarrollarse.

Por Priscila Guerra.

Fotografía: Priscila Guerra.

Rostros: Lucy Olaechea Cunza

22 Jul

Lucy Gabriela Olaechea Cunza tiene 22 años y es estudiante de la Facultad de Ingeniería. Está convencida de que lo suyo es la Construcción Civil, especialmente lo relacionado a Hidráulica, pues está interesada en mejorar la calidad de los reservorios de agua, represas, alcantarillados, entre otros.

“He venido a Querecotillo porque a mí me encanta viajar. Ya he tenido experiencias similares a esta, por eso no quise desaprovechar la oportunidad que la facultad me brindó para ayudar a los demás”, cuenta con un ánimo que se contagia con facilidad.

Lucy es natural de Cusco, por lo que solo ha podido participar en el campamento hasta hoy. A pesar del corto tiempo, ella se siente satisfecha por el trabajo que ha realizado. Se fue encantada de Querecotillo, sobre todo de aquellos panecillos crocantes recién calientes. No pierde la oportunidad de invitar a los demás jóvenes universitarios a que participen de este tipo de iniciativas.

Por André García.

Fotografía: Miguel Porras.

Rostros: Dana Castillo Castillo

21 Jul

Es alta, delgada y de tez blanca. Dana tiene  20 años, su familia es natural de Querecotillo, cursa el sexto ciclo de Ingeniería Civil. Ella aún no sabe en qué especializarse. Dice que ser parte del campamento de trabajo es una nueva experiencia que le permitirá desenvolverse y relacionarse con otras personas.

Dana afirma, con una amplia sonrisa, que Querecotillo es un pueblo muy católico, por eso confía en que las jornadas de catequesis que realiza son una buena idea.

Por André García.

Fotografía: Priscila Guerra.

La segunda catequesis

20 Jul

El segundo día de trabajo terminó. Luego del almuerzo y del respectivo descanso, llegó la hora de alistarnos para ir a Puente de Los Serranos y a Salitral para dictar la segunda sesión de la catequesis. En esta ocasión, las charlas giraron en torno al cuarto y al quinto mandamiento: honrar a los padres y no matar.

El primer tema que se desarrolló fue el respeto hacia los padres. “Si hay alguien de quien nos debemos sentir muy agradecidos es de nuestros padres. Ellos nos han dado la vida y educado, no tenemos que desobedecerles, pues de lo contrario estaríamos ofendiendo a Dios, quien también es nuestro padre”, sostuvo Rossmery.

Sobre el quinto mandamiento, se reforzó en los niños la idea acerca de la importancia de la vida y los problemas que atentan contra ella como el aborto, los anticonceptivos, los vicios sociales (prostitución, alcoholismo, drogadicción, etc.), la eutanasia, entre otros.

Los asistentes, quienes tuvieron una fluente participación, se retiraron motivados a sus casas. Con la promesa de asistir al día siguiente. La próxima sesión de la cataquesis tocará temas relacionados a los mandamientos restantes.

Por André García.

Fotografía: Priscila Guerra.

Rostros: Marianela Vértiz More

20 Jul


(VI ciclo de Ingeniería Civil). Óscar le comentó a Marianela sobre el campamento, ella luego habló con el Ingeniero Nikolaii. Ya había tenido experiencia como catequista en sierra de Trujillo, así que decidió ser parte de esta experiencia.

Marianela valora la amabilidad de la gente de Querecotillo y la devoción de sus pobladores por el Sr. de Chocán. Espera volver, si se puede en un segundo viaje, para terminar la labor empezada.

Por Micaela Seminario.

Fotografía: Priscila Guerra.